Archivos de la categoría ‘Sabías que…?’

Podcasts (I): aclarando conceptos

Publicado: 9 de mayo de 2014 de webjoram en Opinión, Sabías que...?, Tecnología
Etiquetas:, , , ,

No me considero geek o friki, y menos cuando esas palabras son utilizadas con un cierto tono despectivo o peyorativo, pero si he de reconocer que  las personas que estamos muy interesadas por la tecnología muchas veces no somos conscientes de que muchos de los servicios o productos que utilizamos no son tan conocidos/utilizados por el resto de los mortales. Blogs, Feed o Podcast no son términos tan usuales como creemos. Esta dura realidad me golpeo hace unos días hablando con unos amigos sobre las aplicaciones que tenía instaladas en mi móvil, en concreto sobre Pocket Cast, la aplicación que uso para escuchar podcast.  Ninguno de mis amigos sabía lo que era un podcast ni para que servía y no estamos hablando de “analfabetos tecnológicos” sino que son usuarios habituales de redes sociales e Internet. En ese momento fui consciente de hasta que punto los “geeks” podemos ser ajenos a la realidad que nos rodea.

Después de aquella reunión me di cuenta que este tema podía dar para unas entradas en el blog y eso es lo que pretendo hacer. Si eres un obseso de Internet posiblemente ya sabes de que estoy hablando y puedes dejar de leer… o no. Sin embargo, si perteneces a esa inmensa mayoría de gente que no ha oído hablar en su vida de podcasts entonces quédate conmigo y quizás descubras un mundo nuevo y apasionante lleno de posibilidades de ocio y, porque no, de formación.

Tú decides…

He decidido dividir este tema en tres entradas. En esta voy a intentar explicar que es un podcast y que podemos hacer con ellos. En una segunda entrada hablaré de algunas aplicaciones que nos pueden facilitar la gestión de nuestros podcasts y por último haré una entrada con una lista de podcasts interesantes que podemos escuchar y que pueden servir como punto de partida para iniciarte en este mundo.

¿Qué es un podcast?

Es difícil definir lo que es un podcast, quizás la mejor manera sea diciendo lo que no es:

  • No es un programa de radio, aunque hoy en día casi todos los programas de radio tienen un canal de podcast desde el que poder descargar y oír los programas ya emitidos.
  • No es una emisión de radio en directo por Internet (streaming) aunque existen algunas plataformas de podcasting que simulan el funcionamiento de las emisoras de radio tradicionales aunque circunscritas a Internet (radio Podcastellano).

En pocas palabras podríamos equipararlo a un blog en formato audio. Esto es, un archivo de audio que una o varias personas graban tratando uno o varios temas y que después de ser producido y editado es subido a una pagina web o servicio de suscripción desde el que los demás usuarios pueden descargarlo y oírlo. Al igual que ocurre con los blogs existen inmensas posibilidades a tratar en estos audios, podemos hablar de política, televisión, cine y películas, tecnología, videojuegos, tutoriales, guías de viajes, historia, literatura, etc…

Los podcast en su mayor parte son gratuitos, por lo menos en el ámbito hispanohablante. En algunos casos los autores realizan algunas iniciativas con el fin de recaudar fondos para el mantenimiento del podcast pero en ningún caso es obligatorio. Son programas que sus autores graban por el deseo de compartir sus experiencias, opiniones o conocimientos con el público en general. Aunque no son emisiones “profesionales” muchos de estos podcasts tienen una gran calidad tanto en el audio como en la preparación de los temas. Otros, obviamente, suplen estas carencias con mucha dedicación y esfuerzo.

¿Servicios de Suscripción?

Como podéis ver cualquier cosa en la que podáis pensar puede tener su reflejo en un podcast. Normalmente la gente que realiza un podcast lo difunde a través de una página web o un blog. El problema con este sistema es que los usuarios tienen que buscar en Internet la direcciones web de esos podcast lo cual dificulta mucho su difusión ¿Solución? Desarrollar un servicio que funcione como directorio de podcast. Estas páginas web son las que llamamos servicios de suscripción. Básicamente estas son enormes bases de datos donde se encuentran almacenados miles de podcast organizados por categorías e idiomas. Gracias a estas plataformas podemos buscar los podcast que queramos y suscribirnos a ellos. Hay muchos de estos servicios pero el más importante a nivel mundial es Itunes que ademas fue el pionero en el desarrollo de podcasts. En el ámbito castellano son también muy conocidos Spreaker e Ivoox.

¿Qué es una suscripción?

Básicamente consiste en hacernos “seguidor” de un podcast. Para escuchar un episodio de un podcast no es obligatorio suscribirnos. Podemos descargar un episodio suelto oírlo y ya esta, pero cuando te interesa seguir las emisiones de un determinado podcast lo mejor es suscribirte a él. Gracias a la suscripción conseguimos determinadas ventajas:

  • Nos mantiene informados cuando aparecen nuevos episodios
  • Nos marca los episodios ya escuchados
  • Nos permite gestionar automáticamente la descarga de nuevos episodios si así lo deseamos.

Existen numerosos programas para llevar a cabo la suscripción a podcasts, los tres servicios mencionados anteriormente tienen sus propios programas de suscripción. También existen aplicaciones para móviles que realizan la misma función teniendo la ventaja de que podemos oír nuestros episodios en el móvil. Entre las aplicaciones móviles una de las mejores es Pocket Casts que tiene versión para IOS y Android. Es de pago pero vale cada euro que pagas por ella.

Ventajas del podcast sobre la radio tradicional

El primer punto que tenemos que tener claro es que radio y podcast son dos servicios distintos pero no incompatibles, de hecho se complementan perfectamente y aún me atrevería a decir que con los programas de radio se encamina progresivamente a convertirse en canales de podcast.

La radio esta enfocada a servir a un público muy amplio y heterogéneo, su gran valor esta en la inmediatez de los contenidos que sirven. Otras ventajas son:

  • Es un servicio ampliamente extendido y con prácticamente cobertura absoluta.
  • Se requieren pocos conocimientos técnicos para poder disfrutar de ella.
  • Es realizada por profesionales y con grandes medios.

También tiene sus desventajas, las cuales se centran fundamentalmente en dos aspectos:

  • El objetivo de la mayoría de los programas de radio es llegar a cuanta más gente mejor, eso provoca que los temas tratados en estos programas sean de temática muy general o enfocados en actividades de ocio.
  • Al igual que ocurre con la TV esta condicionado por sus horarios de emisión, es decir, el público tiene que adaptar sus hábitos a los horarios en que se emiten determinados programas. Conscientes de este problema, desde hace años la mayoría de los programas de radio tradicionales ponen a disposición de sus oyentes los audios de los programas ya emitidos. Estos audios son considerados podcast aunque realmente no lo son.

Los podcast con los años se han convertido en un complemento perfecto de los programas de radio y tienen sobre estos varias ventajas muy interesantes:

  • Diversidad de temas y en muchos casos tratados con gran profundidad.
  • Libertad de horario. El oyente decide en cada momento qué escucha, donde y como.
  • Diversidad de formatos de emisión. Tienes podcast con cierta periodicidad, otros que solo se graban para eventos muy concretos (Oscar, Keynote, etc.). Con duración muy diversa, desde unos pocos minutos hasta podcast de mas de 10 horas (hay gente muy loca por el mundo).
  • Son un medio excelente para la formación. Muchos cursos de idiomas o de capacitación utilizan canales de podcast como complemento de sus cursos de formación.

En cuanto a sus desventajas, que también las tienen, se centran sobretodo en su “profesionalidad”. Los podcast por definición están realizados por personas normales, sin ánimo de lucro y en definitiva como un hobby. Estas personas son en la mayoría de los casos autodidactas, sin formación específica en el medio audiovisual. La consecuencia de este hecho es que la calidad de los podcast es muy diversa, podemos encontrar autenticas maravillas en cuanto a la calidad del sonido, edición del programa o rigor con el que se tratan los temas y otros podcast que son autenticas “mierdas” realizados sin un mínimo de preparación y con con un micrófono comprado en un mercadillo.

¿Para que sirven los Podcast?

La respuesta rápida sería: para lo que tu quieras. Si piensas en cualquier tema posiblemente existirá un podcast sobre él. Puedes utilizarlos para mantenerte informado de la actualidad, para aprender un idioma, para conocer las últimas críticas sobre los estrenos cine o televisión, para aprender a manejar una aplicación o software, para reírte, para saber que ocurre en Internet, etc…

 Si he conseguido atraer tu atención y quieres descubrir como empezar en el mundo de los podcast no te pierdas la siguiente entrada del blog donde hablaré de algunas aplicaciones y servicios para gestionarlos.

 

Podcasts (II): Aplicaciones y Gestores de Podcast

Podcasts (III): Algunos podcast interesantes

 

Anuncios

Crear contraseñas seguras facilmente

Publicado: 6 de febrero de 2014 de webjoram en Curiosidades, Sabías que...?
Etiquetas:, , ,

Constantemente algún amigo o amiga me pide que le ayude a configurar su nuevo teléfono móvil, el portátil que se ha comprado o que quiere darse de alta en la nueva red social de moda. En todos estos casos siempre hay un momento de tensión cuando hago la siguiente pregunta ¿qué contraseña ponemos? En el mejor de los casos te miran como si le hubieras propuesto un ménage à trois, en el peor, te dicen que pongas su nombre, el de su mujer, el de sus niños o el de la perra; cualquier cosa para salir del paso. En estos casos les explico lo importante que es tener una contraseña segura que no sea fácilmente accesible por desaprensivos… Pero la contestación es la de siempre… Es que no se que poner …a mi después se me olvida …tampoco es tan importante donde me estoy registrando, etc.. Luego nos extrañamos de la cantidad de fraudes que se comenten por Internet, el robo de tarjetas de crédito, la publicación de fotos no deseadas, etc. Obviamente el hecho de tener una buena contraseña para nuestros servicios no significa que no podamos tener una mala experiencia, pero desde luego es un paso muy bueno para estar relativamente tranquilos sobre nuestra seguridad informática.

Esta introducción tan larga es para intentar concienciar a todo el mundo de la importancia de tomarnos en serio el tema de las contraseñas. La mayoría de los expertos consideran que una contraseña segura debe cumplir los siguientes requisitos:

  1. No utilizar nunca la misma contraseña para distintos servicios
  2. La contraseña debe tener una longitud mínima de 8 caracteres
  3. La contraseña debe combinar números, letras y caracteres especiales (&%$#)
  4. Debe combinarse el uso de minúsculas y mayúsculas.

Vistas todas estas reglas y explicadas así en frío cualquier persona te diría que es imposible memorizar todas las contraseñas que utilizamos. De hecho gracias a esta “imposibilidad” han surgido multitud de aplicaciones y extensiones para los navegadores web que nos ayudan a gestionar nuestras contraseñas. Servicios como 1Password, LastPast, KeePass, etc.. se han popularizado mucho. Estos servicios cada vez que nos registramos en una nueva pagina web nos permiten generar una contraseña “aleatoria” que a continuación guardan con nuestro nombre de usuario. Cada vez que entramos en la página web y tenemos que logearnos esta aplicación nos rellena automáticamente el campo de usuario y de la contraseña con lo cual no tenemos que tenerla memorizarla.

No voy a decir que no sean interesantes estos servicios pero para mi tienen una gran pega; todas nuestras contraseñas están almacenadas en un sitio y dependemos de esta aplicación para poder acceder a las paginas web. Eso sin ponernos a pensar que no podemos estar seguros 100% de que nuestros datos no acaben en malas manos.

Existe otro sistema para poder tener el control total de nuestras contraseñas y conseguir tener contraseñas fuertes y seguras. Este consiste en crear nuestro propio algoritmo para generar contraseñas. Dicho así parece muy difícil pero en realidad es tan sencillo como crear varias reglas inmutables que aplicaremos cada vez que queramos crear una contraseña. Estas reglas son las que tenemos que “memorizar” y no decir nunca a nadie. Voy a explicar este proceso con un ejemplo práctico.

Lo primero que debemos hacer es crearnos nuestras reglas. Yo recomiendo al menos tener 3 o 4 reglas que aplicaremos en el mismo orden siempre. Por ejemplo las siguientes:

  1. La contraseña empezará con el numero de caracteres que tenga el servicio donde nos estamos registrando seguido del carácter $
  2. Después pondremos las 3 ultimas letras impares del servicio alternando mayúscula y minúscula seguido del símbolo %
  3. Multiplicamos el primer número de la contraseña por 3.

Como véis son tres reglas muy fáciles de recordar y bien aplicadas nos darán contraseñas difíciles de crackear.

Veamos una aplicación práctica de estas reglas para crear la contraseña para entrar en FACEBOOK.

  1. La primera regla aplicada a FACEBOOK daría como resultado las dos primeras posiciones de la contraseña: 8$
  2. La segunda regla nos da las siguiente cuatro posiciones que serían: CbO%
  3. La ultima posición sería el resultado de multiplicar 8 por 3, es decir 24

Nuestra contraseña para FACEBOOK seria 8$CbO%24

Como podéis ver una contraseña muy difícil de recordar y que no se parece en nada al nombre de nuestro perro, hijo o a nuestra fecha de nacimiento 😉

Expresiones coloquiales y otras cosas curiosas….

Publicado: 22 de abril de 2013 de mapilove en Sabías que...?
Etiquetas:

Como cualquier idioma, el español está repleto de expresiones, que usamos coloquialmente, y que tienen un significado más allá de su sentido literal. Muchas de ellas tienen un origen histórico y es curioso cómo las seguimos utilizando sin conocerlo. A continuación, podemos ver algunas de ellas:

  • A buenas horas, mangas verdes.

Mangas verdes

Esta expresión se suele utilizar cuando algo que era muy esperado o necesitado se presenta cuando ya no sirve de nada. Pero entonces, a qué viene lo de las mangas verdes???

Pues bien, todo proviene del S.XV, cuando se crea la Santa Hermandad, una especie de cuerpo policial que tuvo su época de máximo esplendor durante el reinado de los Reyes Católicos. El uniforme de sus componentes consistía en un chaleco de piel que dejaba a la vista las mangas de la camisa, que era verde.

Aunque, en un principio, su eficacia estuvo demostrada, parece ser que con el tiempo perdió efectividad y prestigio. De hecho, como no llegaban a tiempo nunca, los crímenes quedaban impunes, o bien, los aldeanos se tomaban la justicia por su mano. De este modo, cuando aparecían los “mangas verdes” su labor ya no era necesaria. De ahí la popular expresión: “¡A buenas horas, mangas verdes!”

  • Ir de picos pardos

Según la RAE (Real Academia Española), “andar de picos pardos” significa coloquialmente entregarse a cosas inútiles o torpes, por no trabajar y por andarse a la briba, pudiendo aplicarse a las útiles y provechosas. Es decir, para cristianos, irse de juerga o irse de fiesta de forma no demasiado moral o decente, entregarse a diversiones licenciosas o de vida alegre sin importarte nada de nada. Pero, de dónde proviene esta frase???

Para empezar, tenemos que describir lo que es una “saya”, prenda habitual femenina utilizada desde el S.XIV. La saya era una especie de falda, la cual no era más que un cuadrado de tela con un círculo en el centro. La apertura se ajustaba a la cintura, y el resultado eran 4 picos que caían a tierra. Aquí tenemos ya los “picos”.

Por otro lado, ya en el S.XVIII, el rey español Carlos III (1716-1788) promulgó un edicto por el cual las mujeres de vida licenciosa debían distinguirse de la mujeres decentes, colocando un cintillo pardo en el borde de sus faldas. De esta forma, los cuatro picos resultantes de la saya serían pardos.

La expresión empezó a utilizarse como eufemismo a la hora de alternar con prostitutas. Con el tiempo, la frase ha perdido su connotación sexual y sólo indica irse de fiesta.

  • Dormir a pierna suelta

DaltonConocemos expresiones como “dormir como un lirón” o “dormir como un tronco”, donde su origen y significado están más o menos claros. Sin embargo, cuando dormimos plácidamente, decimos que hemos dormido “a pierna suelta”, pero de dónde proviene esta frase??

Seguramente provenga del mundo carcelario, de la época en la que a los presos se les colocaba unos grilletes en los tobillos para evitar que escapasen. En algunos casos, por buena conducta, el preso recibía como premio el poder dormir sin estar encadenado, sin ataduras, y…. a pierna suelta.

  • Pelar la pava

pavaColoquialmente, usamos esta expresión refiriéndonos a los novios, cuando están flirteando, ligando o conversando entre ellos. Hasta hace poco, se decía de los amantes que se pasaban las horas hablando; ella normalmente desde una ventana o una reja, y él desde la calle. Aunque no se está de acuerdo con su origen, la expresión proviene de Andalucía.

Según cuenta el folklorista sevillano Luís Montoto, esta frase proviene de cuando una señora ordenó a su criada que para el almuerzo festivo, matara una pava y la pelase. Como ésta es una tarea que es muy larga y tediosa, la muchacha se fue a pelarla a la reja, donde le esperaba su novio. Como se retrasaba, la señora le gritó ¿que pasa?, ¿vienes o no no vienes?, a lo que le contestó “Enseguida voy, señora; que estoy pelando la pava”. Desde entonces, la frase significa que se está de charla o visita con el novio.

El verdadero inventor de la pluma estilográfica fue un español.

Esquema Estilográfica

 Así es, Francisco José Buenaventura de Paula Martí y Mora (1761-1827), más conocido  por ser el introductor de la estenografía (taquigrafía) en España, creó la que puede considerarse la primera pluma estilográfica, que bautizó como «pluma-fuente»: un tubo de latón equipado con un depósito para almacenar la tinta con un aplique inferior provisto de ranura y puntero por donde se dosificaba la tinta y se podía escribir. Aunque patentó el artefacto a finales del S.XVIIII, no desarrolló su invento a gran escala, por lo que posteriores ampliaciones y mejoras del mismo en Inglaterra otorgan a los británicos su invención.

 De hecho, el ingeniero inglés Bryan Donkin figura como la persona que patentó la primera pluma de acero, allá por 1803. Más tarde, fueron los ingleses William Joseph Gillot, William Mitchell y James Stephen Perry los encargados de fabricar en masa las plumas de acero y de popularizarlas. Así es como el artefacto se atribuye a patentes inglesas.

blog_Estilográfica2

 No obstante, quedaba pendiente incorporar a la pluma su propio depósito de tinta para no depender constantemente del tintero. Numerosos intentos dieron como resultado un flujo irregular de la tinta, de manera que la pluma lo mismo dejaba de escribir como soltaba demasiada tinta y emborronaba el documento.

 Tuvimos que esperar hasta 1884 para ser testigos de una nueva mejora y patente. Lewis Waterman, un agente de seguros de Nueva York, a raíz de la pérdida de un contrato por culpa de una pluma estilográfica defectuosa, inventa un nuevo sistema de llenado mediante ranura lateral, basado en la acción capilar, cuya aplicación permitía que la tinta fluyera al plumín de modo constante, eliminando el molesto goteo al escribir y haciendo de las plumas objetos prácticos y fiables. Actualmente, Waterman es el segundo fabricante mundial de plumas estilográficas.

 En 1894 George S. Parker realiza una nueva mejora en el flujo de tinta y patenta un nuevo alimentador, curvado en su extremo y que tocaba el interior del depósito, lo que permitía que el sobrante de tinta que quedaba en el plumín después de escribir fuera atraído por capilaridad hacia dentro de la pluma, impidiendo así las típicas manchas en los dedos al desenroscar el capuchón. El sistema se denominó Lucky Curve.

 Finalmente, una vez resuelto el problema del flujo de tinta, surge el reto de encontrar un sistema automático adecuado para llenar de tinta la pluma, ya que hasta entonces la forma de hacerlo era mediante un cuentagotas. De nuevo, aparecen muchos sistemas; pero, no fue hasta después de la II Guerra Mundial, que Waterman inventa y populariza el cartucho de tinta.